El primer monumento al Sagrado Corazón de Jesús, considerado tradicionalmente como centro geográfico de la península ibérica, se encuentra cerca de la ermita de Nuestra Señora de los ángeles (S.XIV), en el Cerro de los Ángeles. Fue construido por Carlos Maura y Aniceto Marinas. El monumento se edificó con las aportaciones de miles de españoles. Se inauguró solemnemente el 30 de mayo de 1919, por el rey Alfonso XIII, tras consagrarse España al Sagrado Corazón de Jesús. El monumento era de piedra caliza. Fue destruido el 28 de julio de 1936, durante la Guerra Civil Española. Vuelve a reconstruirse en el año 1945, por Pedro Muguruza y Luis Quijada. La imagen del Sagrado Corazón de Jesús, más grande que la original, y su pedestal con la inscripción “Reino en España”, fueron obra de Aniceto Marinas. Los cuatro grupos escultóricos actuales, obra de Fernando Cruz, fueron inaugurados el 25 de junio de 1965, se renovó la consagración de España. La imagen de Cristo, con los brazos abiertos, en actitud de acogida, tiene una altura de 11,50m, y el pedestal 26m. Los grupos escultóricos de la base, de tamaño doble del natural, de Fernando Cruz Solís, son de una gran belleza. Los dos grupos delanteros representan la iglesia militante y la iglesia triunfante. Los dos grupos posteriores, representan a la España defensora de la fe y la España misionera. Las ruinas del primer monumento fueron trasladadas, al lugar que ocupan hoy, al otro extremo de la amplia explanada, cerca del convento de Carmelitas Descalzas del Cerro de los Ángeles.

SEMBLANZA

Este monumento dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, es un canto a la vida, al perdón y la reconciliación. Cristo en pie extiende sus brazos en acogida, abrazando a los hombres en su peregrinar por este mundo. Cristo Rey, bendice y acoge a la humanidad de todos los tiempos y espacios, sobre el monolito, donde queda grabada la imagen en alto relieve del Sagrado Corazón de María, sobre el escudo de España, asunta por dos ángeles. Los cuatro grupos escultóricos de la base, son todo un canto a la fe: La España misionera, con personajes ilustres de nuestra historia: Isabel la Católica, Cristóbal Colón, Hernán Cortés y Fray Junípero Serra, y en ellos, tantos cuya ilusión fue llevar la fe a los confines de la tierra; La España defensora de la fe, representada por Osio, Don Pelayo, Diego Laínez, Juan de Austria y el beato Anselmo Polanco; La Iglesia militante, representada por la Caridad, la virtud y el amor; la Iglesia triunfante; aquellos que nos legaron la experiencia de su vivencia de fe sobre el Sagrado Corazón de Jesús: S. Agustín, S. Francisco de Asís, Sta Margarita María de Alacoque, Santa Teresa de Jesús, Santa Gertrudis y el beato Bernardo de Hoyos. La basílica excavada en piedra, sostiene el monumento. Cerca de allí se encuentra el monasterio de las Carmelitas Descalzas, fundado por Sta Madre Maravillas de Jesús, donde se conserva la piedra grabada en altorrelieve con la imagen del Corazón de Cristo, que se recuperó de la destrucción del monumento en 1936.