Novena a los dos corazones.

Oh, Sagrado Corazón de Jesús,

que por amor te dejaste traspasar,

derramando sangre y agua.

Te pedimos nos liberes,

nos purifiques y nos concedas

la gracia de que nuestros

corazones sean transformados

de corazones de piedra

a corazones de carne.

 

Que al contemplar el amor

y el sacrificio de tu Corazón,

seamos movidos a pasar

del egoísmo al amor; del orgullo,

a la humildad; de la rebeldía,

a la mansedumbre.

 

Oh, Inmaculado

Corazón de María,

que por tu perfecta comunión

de amor con el Corazón de tu Hijo

recibiste espiritualmente la misma

espada que le traspasó su Corazón,

te pedimos nos enseñes a alcanzar

esa misma comunión de amor.

Que nuestros corazones,

a imitación del tuyo, Madre,

sean dóciles a la acción

del Espíritu Santo, para que así

sean instrumentos de paz, luz, vida,

verdad y amor.

 

Oh, Corazones de Jesús y de María,

cuyo triunfo y reinado espiritual

esperamos y anhelamos, pedimos

nos concedan la gracia de: …

Manifiesten su Reinado en nuestros

corazones a través de una vida

de santidad y virtud, para que así

podamos en estos tiempos

cumplir la misión de ser apóstoles

de sus dos Corazones.

¡Amén!

Madre Adela Galindo (fundadora

de las Siervas de los Corazones

Traspasados de Jesús y María)

Deja un comentario