Pitillas, un pueblo con Corazón

Pitillas es una pequeña localidad de Navarra, de poco más de 500 habitantes, que ha demostrado ser un pueblo con mucho Corazón.

Su iglesia parroquial, San Pedro, está acogiendo hasta el 12 de octubre una exposición en torno al Sagrado Corazón, con motivo de este Año Jubilar del Centenario de la Consagración de España.

La muestra recoge más de una treintena de imágenes de bulto redondo dedicadas al Corazón de Jesús, cedidas por familias de la localidad. Son un buen ejemplo de la espiritualidad y de la religiosidad practicada en los hogares, compartida con el resto de la comunidad vecinal en fechas señaladas, como la celebración del Corpus Cristi en junio.

Según relatan algunas familias de Pitillas, estas imágenes solían ser regalos de boda de algún familiar o que se hacían  cuando se tenía el primer hijo. Se colocaban en un lugar destacado de la casa, sobre todo en los comedores o en la habitación principal y, si era posible, sobre una peana propia para realzar su presencia.

Esta imágenes también reconocen que la devoción al Sagrado Corazón ha estado muy presente, sobre todo en momentos difíciles para cada familia.

Uno de ellos, vivido tanto de forma particular como comunitaria, fue la riada que anegó campos, sobre todo las viñas, y algunas viviendas en septiembre de 1943. Fueron instantes en los que se vio peligrar la supervivencia de muchas familias al perderse la cosecha de uva, la producción de los huertos y, por humedad, la harina para el pan y el grano almacenado.

Fue durante esa década de los años 40 del siglo pasado cuando se adquirió la mayoría de las imágenes expuestas, aunque se pueden datar en el periodo comprendido entre 1920 y 1973.

La imagen más antigua del Corazón de Cristo de la que se tiene constancia en Pitillas es de octubre de 1919, juro el año en que el rey Alfonso XIII leyó la oración de consagración de España al Sagrado Corazón.

La exposición puede ser visitada en la iglesia parroquial de este pueblo navarro hasta el 12 de octubre tras cada acto de culto. La entrada es libre y las visitas con guía local son los domingos y los festivos a las 12.15 horas.

La muestra está estructurada en tres espacios. El primero de ellos, ubicado en la capilla lateral del crucero, se compone de dos imágenes pertenecientes a la parroquia, otras tres más pequeñas entregadas al párroco por familiares de sus propietarios fallecidos y que buscan casa donde reinar (hay varios vecinos que ya han manifestado su interés por recibirlas) y una hecha en escayola, que apareció tras la gran riada del 43.

En la vitrina ubicada en el despacho parroquial se expone parte de un terno angélico que fue regalado en 1907 por el obispo D. José Cadena, natural de Pitillas. Estas piezas están junto a una imagen de san Ignacio de Loyola, de la misma época, como símbolo de la importancia que la Compañía de Jesús tuvo en la expansión de la devoción al Sagrado Corazón.

La exposición se completa con las imágenes ubicadas en la capilla de santa Cándida, donde se encuentran todas las prestadas por vecinos. Todas ellas han sido entronizadas en algún momento. Algunas fueron compradas por sus actuales propietarios (años 60 y 70 del siglo XX), otras fueron regalos de boda (años 20 a 60) y otras, heredadas o recogidas tras ser desechadas por quienes renunciaron a ellas.

Pitillas tiene hoy tenemos 32 imágenes entronizadas, además de tres altos relieves en entradas a casas, un azulejo y una placa de fachada exterior.

Junto a cada imagen de esta sección de la muestra se puede ver una foto de la pareja que la entronizó.

En esta sala también se encuentra una bandera, una imagen grande y un cuadro oval de hermosa factura, que pertenecieron al colegio de las Hijas de Jesús que estuvo en Pitillas entre 1909 y 1963.

La exposición será clausurada el 12 de octubre con la celebración de una eucaristía, en la que se homenajeará a todos los matrimonios que creyeron y transmitieron la fe, y se repetirá la ceremonia de entronización de las imágenes del Sagrado Corazón, para que sigan protegiendo las casas de los vecinos de Pitillas.

La visita también permite disfrutar de la belleza del templo parroquial de San Pedro, edificio gótico renacentista construido entre finales del siglo XVI y comienzos del XVII.


Contenido patrocinado por UMAS, la mutua de la Iglesia.

Deja un comentario