San Faustino Míguez y el Corazón de Jesús

La vida y la enseñanza de san Faustino Míguez de la Encarnación, escolapio y fundador de las Hijas de la Divina Pastora (1831-1925), se teje en la devoción profunda al Corazón de Cristo.

San Faustino propagó la devoción al Corazón de Cristo a través de sus cartas. Desde Getafe acompañó los trabajos de construcción  del  monumento del Cerro de los Ángeles y celebró la consagración de España.

El Corazón de Cristo esconde para él infinitos tesoros de amor y es “crisol y espejo” en el que hallar el estímulo necesario para entregarse sin límites a un servicio incondicional de caridad para con los pequeños, los pobres y los enfermos. “Deseo que el Corazón de Jesús nos abrase a todos en su santo amor” (Epistolario, 11), escribió. El anhelo de san Faustino anima a toda la Diócesis a acercarse con confianza renovada a la fuente de la misericordia.

Deja un comentario